Nuevas tendencias en el mundo del emprendimiento

De acuerdo con informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) la recuperación económica en sus países miembros, da señales de vida a partir de la reducción de las tasas de caída secular de las quiebras corporativas además de un resurgimiento en la creación de nuevos negocios. Según datos de la OCDE, al finalizar 2016 el número de empresas en quiebras alcanzó los niveles previos a la crisis, particularmente en países que sufrieron serias afectaciones como Islandia, Italia y España.

El sector servicios encabeza la recuperación global

En los países pertenecientes a la OCDE, el sector servicios encabezó la recuperación contribuyendo con más de dos terceras partes del empleo generado por las nuevas empresas desde el 2014. Por otra parte el sector industrial en las nuevas empresas contribuyó con tan solo el 15% de los empleos; Incluso salvo el caso de Luxemburgo y Alemania, el empleo en las manufacturas decreció en todos los países pertenecientes al Organismo en el periodo 2008-2014.

Aumento significativo en las brechas de productividad y diferenciales salariales entre países miembros de la organización.

Las brechas de productividad que traen consigo importantes diferenciales en materia de salarios, se han vuelto un común denominador entre estos países. En el caso de la zona Euro, las empresas grandes son más productivas, particularmente en las manufacturas, que las pequeñas y medianas empresas, mientras que las brechas son menos perceptibles en el sector servicios; aún así es posible encontrar grandes disparidades salariales en ciertos países con gran productividad en la zona, como lo es Alemania, en donde ciertos niveles salariales comandan una prima cercana al 50% sobre los salarios manufactureros en otras economías, incluso desarrolladas.

Se ha observado que una mayor actividad emprendedora en el sector servicios también puede ayudar a seguir reducir las desigualdades de género, mediante una mayor participación de las mujeres en el sector. En los últimos diez años se ha venido cerrando la brecha entre las tasas de auto-empleo entre hombres y mujeres en casi todos los países, sin embargo destaca aún el hecho de que solo una de cada diez mujeres empleadas se auto-emplea, casi la mitad de la tasa de los hombres que trabajan por cuenta propia (17%).

Las herramientas digitales despiertan un gran potencial y crean nuevos mercados para los emprendedores.

El desarrollo de plataformas y herramientas digitales asequibles ha proporcionado nuevas oportunidades para que las microempresas accedan a los mercados extranjeros de manera que previamente hubiera sido inimaginable. Nuevos datos de la encuesta Future of Business, una encuesta mensual conjunta de Facebook-OCDE y el Banco Mundial sobre las PYMES con una presencia digital, muestran que incluso empresarios sin empleados, pueden participar en las exportaciones mediante la capitalización de herramientas digitales, a pesar de su pequeña escala. Dos de cada tres exportadores consistentemente respondieron que más de la mitad de sus ventas internacionales dependían de herramientas en línea y casi la mitad (45%) informó que más del 75% de sus ventas internacionales dependen de herramientas en línea. Los datos más recientes de la encuesta también confirmaron que las empresas manifestaron resultados más optimistas acerca de las perspectivas sobre el entorno de sus negocios que en ejercicios anteriores. Esta condición representa grandes retos para las microempresas ya que para continuar con la operación y expansión de sus actividades requieren cumplir normas internacionales, incluyendo aquellas en materia ambiental y administración de riesgos, asegurar fuentes de financiamiento adecuadas y desarrollar políticas de recursos humanos que les permita asegurar su provisión tanto en calidad como en calidad.

El surgimiento de una nueva generación de empleados temporales y su relación con la magnitud y calidad de la actividad emprendedora.

Con los nuevos cambios en los procesos productivos y de generación de servicios, se ha incrementado la utilización de trabajo temporal y el auto-empleo. A partir de la necesidad de una mayor flexibilidad, el uso de esta fuerza de trabajo, si bien no es nuevo, si se ha generalizado incluso en sectores en donde antes su uso no era común. La línea divisoria entre el emprendedor y el individuo, que por diversas razones se ha volcado al auto-empleo, se vuelve cada vez más delgada. Por una parte existen grandes incentivos para que los individuos con ideas innovadoras y productivas, generen sus emprendimientos y asuman los riesgos de crear su propia empresa y por la otra, la competencia ha orientado a que las actividades que anteriormente se concentraban en trabajo salariado sean realizadas, de forma fraccionada, por individuos que trabajan por su cuenta sin correr los riesgos inherentes al negocio. Esta situación puede dar lugar a una sobrevaloración de los verdaderos niveles de emprendimiento a nivel mundial, en momentos en donde casi la totalidad de los nuevos empleos están siendo generados por las pequeñas y medianas empresas.

Estas tendencias en conjunto nos brindan una nueva perspectiva de la dinámica emprendedora en el mundo. El empresario Vistage está siempre un paso al frente en la comprensión de los fenómenos del entorno y su impacto sobre los resultados y el desempeño de sus empresas; En particular nos llama la atención la forma en que el empresario Vistage debe aprovechar el potencial de sus recursos humanos en momentos de intensa competencia global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *