Nuevas perspectivas sobre el papel de la política pública en materia de gobierno corporativo

Para comprender el papel de la regulación y las políticas públicas en la materia, se requiere comprender el significado de “Gobierno Corporativo”, el cuál es utilizado indiscriminadamente y en contextos diferentes. Para la mayoría de las personas, este concepto se refiere a las interacciones cotidianas, responsabilidades y decisiones al interior de la empresa; aspectos tales como la dinámica del consejo de administración, la composición orgánica de la alta dirección y la formulación de estrategias y objetivos corporativos; las anteriores, situaciones se insertan en la esfera de las decisiones corporativas privadas habituales y lejanas del ámbito de las políticas públicas.

El propósito de las políticas públicas es proporcionar los marcos legal y regulatorio que permita que los agentes económicos involucrados tengan los incentivos adecuados para operar en el mejor sentido social con beneficios colectivos y cuidando el interés público.

En este proceso de conformación de un marco de gobierno corporativo, se encuentran la diversidad de opiniones, las innovaciones en materia de contratos y el desarrollo de nuevas formas de organización corporativa. Bajo un perspectiva de políticas públicas, el gobierno corporativo no es un juego suma cero, en donde se busca resolver disputas en torno a la distribución de la posesión de los activos corporativos u obtener resultados; más bien el gobierno corporativo busca asegurar la creación, conservación y ampliación de los activos de la empresa de forma sustentable. Su objetivo central es garantizar que el capital proveniente de las familias se oriente hacia procesos productivos de creación de valor. De esta forma, las prácticas de gobierno corporativo coadyuvan a la conversión de los ahorros privados en inversiones sólidas, en la medida en que permiten la mejor asignación del capital en la economía de las empresas. El gobierno corporativo determina las mejores condiciones en las que la empresa debe acceder al capital público y privado y los términos en que éste último debe participar en los procesos de creación de valor de la empresa.

El panorama cambiante en los mercados organizados de capitales.
Las modificaciones en el entorno de los mercados de capitales a nivel mundial impactan de forma importante sobre el comportamiento de los esquemas de gobierno corporativo en las empresas listadas en bolsa. Según datos de la OCDE, por una parte los mercados financieros estadounidense y europeo cuentan al día de hoy con entre un 30 y un 40% menos de empresas listadas que las que se encontraban a principios de siglo. El número de Ofertas Públicas Iniciales (IPO´s) según la misma fuente, descendió de cerca de 1,100 durante la segunda mitad d ela década de los años 90, a solo 691 en el periodo 2000-2015, pasando de una captación de 140 billones de dólares anuales a solo 86 billones.

Cambios en los procesos de colocación de capital en los países menos desarrollados
En países emergentes, particularmente China, en el periodo 1995-2000, cerca del 12% de la colocación de capital se llevó a cabo en países fuera de la OCDE. No obstante, es importante mencionar que el 90% de estas colocaciones se llevaron a cabo en bolsas registradas en países desarrollados. Para el periodo 2008-2015 esta situación cambió de tal forma que al menos 45% de las IPO´s se realizaron en países fuera de la OCDE, en bolsas registradas en países fuera de esta misma área.

Por una parte, y de forma tendencial, la estructura de propiedad de las empresas públicas en los países emergentes en la actualidad, se caracteriza por la gran concentración mediante empresas controladoras. Por la otra, en las economías desarrolladas se observa un mayor participación de inversionistas institucionales en lo que hoy algunos autores denominan procesos de re-concentración de la propiedad. Estas tendencias junto con un proceso de re-afiliación de empresas alrededor de una matriz ha enfocado la atención de las políticas públicas en materia de gobierno corporativo hacia la vigilancia de conflictos de interés, transacciones relacionadas, regulación anti-monopolio, limitaciones de los procesos de concentración a partir de fusiones y adquisiciones hostiles, y cuidado de los derechos de los inversionistas minoritarios.

Cambios en el panorama de la intermediación de los activos corporativos.
Una segunda tendencia en el desarrollo de las corporaciones es el mayor nivel de intermediación en la administración de los activos de las empresas, lo cual da lugar a diferentes prácticas de gobierno corporativo de acuerdo a los modelos de negocios de los agentes participantes. El nivel de compromiso de los inversionistas con la empresa varía de acuerdo a los intereses particulares de los intermediarios, dificultando una visión homogénea de la forma en que la empresa debe operar en términos de beneficio colectivo.

Retos para los reguladores
En definitiva los cambios que se observan en el entorno de los negocios generan la necesidad de una regulación moderna y flexible que permita incorporar los intereses de los agentes involucrados con el objetivo de preservar el interés público. Existen varias propuestas en los diferentes organismos internacionales que atienden la materia, mismas que se encuentran aún en discusión.

Para el empresario Vistage es fundamental adelantar estos procesos y buscar formas de resolver conflictos sociales y económicos derivados de la operación corporativa antes de que vulneren la sustentabilidad de sus empresas. Las palabras claves, como siempre son, análisis, discusión y proactividad.

Seguiremos más adelante con estos temas y otros de gran interés para nuestra comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *