Todo esta jodido y estoy muy seguro que es culpa del Internet

El mundo se mueve alrededor de una cosa: los sentimientos de las personas. Y no, no me refiero a la mimada expresión “Ay”, estamos echando a perder a la juventud,” que es un sentimiento que nos da un tipo de espacio seguro. Me refiero a las emociones. Las emociones gobiernan al mundo.

Esto se debe a que la gente gasta dinero principalmente en cosas que los haga sentir bien. ¿Y a dónde fluye el dinero? Fluye al poder. Así que, técnicamente, entre más sea usted capaz de influir en las emociones y los sentimientos de las personas en el mundo, más dinero y poder acumulará.

La tecnología es simplemente un medio de hacer esto. Las tecnologías son inventadas por la sencilla razon de complacer a la gente. El bolígrafo. Un calentador del asiento más cómodo. Un mejor empaque para la tubería de su casa. Las fortunas se hacen y se pierden alrededor de estas cosas, ya que hacen que la gente se sienta mejor, hacen su vida más fácil. Economías enteras trabajan en solamente caprichos y fantasías de su población.

El hecho de que el mundo se mueva por los sentimientos no siempre ha sido una cosa mala. En la era industrial, sin duda fue una buena cosa. La mayoría de la población tenia frío, estaba hambrienta y cansada. Y la invención de las máquinas, las ciudades, las divisiones del trabajo, el orden legal y gobiernos representativos, fue un gran esfuerzo que en gran medida logró aliviar a la población de gran parte de su pobreza y dificultades.

El mayor avance de la tecnología y la sociedad, logró que más personas fuerann liberadas de sus penurias y sufrimiento físico. Las vacunas y los medicamentos han salvado miles de vidas. Las máquinas simples han aliviado a la mayoría del planeta de las cargas de trabajo agotadoras y del hambre.

Pero el deseo de la gente de sentirse bien nunca termina . Así, durante la última parte del siglo XX, con la mayoría de su pobladores liberados de la miseria, el mundo desarrollado continuó avanzando e innovando para hacer que la gente se sientiera bien. Y en esta nueva era comercial, la gente comenzó a buscar un mayor confort.

Y debido a este nuevo deseo de gran comodidad, hemos tenido un siglo de crecimiento explosivo de la tecnología de la conveniencia: tostadores, lavadoras, automóviles, comida rápida, transporte aéreo, televisores, máquinas eléctricas de afeitar, y así sucesivamente.

La vida se volvió tan fácil rápida y eficiente y sin esfuerzos que en un corto espacio de unos pocos cientos de años, las personas fueron capaces de tomar un teléfono y lograr en dos minutos lo que antes les tomaba meses.

La edad comercial, aunque más compleja que antes, era todavía un tiempo relativamente simple. la vida de todos eran más o menos lo mismo. Veiamos los mismos canales de televisión, escuchabamos la misma música, comiamos la misma comida, nos relajabamos en los mismos sofás, leiamos los mismos periódicos y revistas. Hubo una cierta continuidad y cohesión a esta época que trajo una extraña sensación de seguridad. Creo que es esta cohesión social que hace que muchas personas hoy en día sean tan nostálgicas.

Entonces apareció el internet.

Las intenciones del Internet eran buenas. Inventores y tecnólogos en Silicon Valley tenían grandes esperanzas en un planeta interconectado y computarizado. Se trabajó durante décadas hacia una visión de la perfección de una red de personas e información en el mundo.

A lo largo de los años 90 y 00s, se originaron compañías para construir la tecnología que cambiaría y luego dominaría nuestras vidas. Hubo un nivel casi utópico de optimismo durante este tiempo. Los tecnólogos imaginaron una población global altamente educada que aprovechara la sabiduría infinita que estaría disponibles a su alcance. Ellos vieron una mayor empatía y el entendimiento entre las naciones, etnias y estilos de vida. Soñaban con un movimiento global unificado y conectado con un único interés compartido por la paz y la prosperidad.

Pero se olvidaron de algo.

Estaban tan atrapados en sus sueños y visiones, y esperanzas que se olvidaron.

Se olvidaron de que el mundo no opera en la información. Las personas no toman decisiones basadas en la verdad o en hechos. No gastan su dinero basados en datos.

El mundo opera en base a los sentimientos .

Y cuando se le da a la persona promedio un depósito infinito de la sabiduría humana, no van a Google por la verdad más alta que contradice sus propias convicciones. No van a Google por lo que es cierto sin embargo desagradable. En cambio, la mayoría de nosotros va a Google por lo que es agradable, pero falso.

¿Habrá pensado un racista recalsitrante? Bueno, hay todo un foro de racistas a dos clics de distancia con una gran cantidad de argumentos que suenan convincentes de por qué usted no debe esta tan avergonzado de tener inclinaciones racistas.

¿Si su ex mujer lo deja y empieza a pensar que las mujeres son inherentemente egoísta y el malevolas? No hace falta una búsqueda creativa de Google para encontrar más de lo que usted necesita para creer que las mujeres son biológicamente inferiores.

¿Piensa que los musulmanes van a acechar de una escuela a otra y asesinar a sus hijos? Estoy seguro de que hay una teoría de la conspiración en algún lugar por ahí que ya está confirmando esto.

El Internet, al final, no fue diseñado para dar a las personas la información que necesitan. Da a la gente la información que desea.

Y, por desgracia, hay una gran diferencia.

Por David Byrne

“Gracias. Una gran discusión política”

Por ejemplo, yo quiero creer que la administración de Trump empieza a tambalearse y se encuentra al borde del colapso casi a un mes de su mandato. Y sin preguntar, Facebook me muestra diligentemente artículos validando este deseo diariamente.

Sin embargo, cuando me obligo a visitar sitios web conservadores, al mirar los datos de votación, para profundizar en fuentes primarias y mirar análogías históricas, veo que esto probablemente no es cierto. Que no estamos en el coche del payaso descendiendo por un acantilado. Y sí estamos, Trump probablemente no es el que lo conduce, él es sólo el adorno del capó.

El hecho es de que me den más fácilmente la información que confirma mis temores y apacigua mis inseguridades-este es el problema. Esta misma red de sistemas diseñados para hacerme sentir bien cada vez que abro mi laptop, es la misma red del sistemas que se está desconectandome -desconectandonos- del resto de nuestro país y, a menudo de la realidad misma .

En economía 101 nos enseñan que cuando hay un exceso de oferta de algo, la gente lo valora menos. Si nos despertamos mañana y hay repentinamente 3 mil millones de cortadoras de césped adicionales en los EE.UU., el precio de las cortadoras de césped se desplomaría. Si de repente todo el mundo tuviera una bolsa de Louis Vuitton, nadie se preocuparía mas por Louis Vuitton. La gente las tiraría, se olvidaria de ellas, derramaría el vino sobre ellas, e irian a la basura o a organizaciones benéficas.

¿Qué tal si esto fuera cierto para la información? ¿Qué pasa si el aumento del suministro de información al punto en que es ilimitada nos ha hecho valorar menos cualquier pieza particular de información?

Si leo un artículo de hoy me dice que los granos procesados ​​son dañinos, habrá tres artículos que me dice mañana que son buenos, y luego otro artículo me dice por qué todos los artículos anteriores estaban equivocados. Para entonces, ya no me importa más. No me fío de ninguno de ellos. La abundancia de información contradictoria revuelve mi cerebro y me hace sólo querer ir a jugar Mario Kart durante una hora.

Y no solo me hace salir de  comprobar mentalmente, pero me vuelve cínico y hastiado también. ¡Qué se jodan los artículos de nutrición ¡ ¿Qué saben ellos de todos modos? Están todos probablemente tratando de hacer dinero rápidamente.

Esto se ha convertido en nuestra respuesta a aparentemente todo.

El problema es cuando este nivel de desconfianza se enciende en el propio sistema político de un pueblo; el sistema político se corroe en sí mismo.

La democracia se basa en la confianza. El estado de derecho requiere confianza. Si perdemos nuestra confianza en nuestras instituciones, entonces esas instituciones se desmoronan o pueden convertirse en cancerosas. 1

Pero las líneas del internet alinean incentivos de tal manera que hacen que sean rentables para reproducir la desconfianza.

Por lo tanto, estamos jodidos.

Esto no es una cosa de Trump o de US tampoco. Esto está sucediendo en todas partes. Filipinas, Turquía, Brasil, Rusia, Francia, el Reino Unido. Todos han tenido elecciones populistas de derecha. Todos ellos están volviendose más irritables e inflexibles. El mundo mismo es cada vez más políticamente polarizado. Y la gente no confía ya en la mayor parte de la información que reciben, y como resultado, ya no confían en muchas de las personas en sus propias sociedades.

Esto se debe a que la información infinita no ilumina a la gente. La confunde.

Y cuando las personas se confunden y desconfian, recurren de nuevo a sus impulsos básicos, sus impulsos instintivos son Tribales y absortos en sí mismo: Yo cuido de mí y lo mío primero. A la mierda todos los demás. Si puedo cuidar de mí mismo, ¿por qué ellos no pueden?

Algunos expertos en tecnología argumentan que la política está siendo “perturbada”, una palabra favorita de moda para cualquier consecuencia negativa que pueden provenir de los avances tecnológicos.

Si no está familiarizado con el término, que es básicamente una forma de tecnología elegante de decir, “Hay que romper algunos huevos para hacer una tortilla.” Los saltos en la tecnología suelen llevar a cabo una gran cantidad de perturbación y destrucción de los sistemas más antiguos ante de que sistemas más eficientes y beneficiosos puedan ocupar su lugar. Piense en el automóvil matando a la industria de la carreta tirada por caballos. O Amazon devorando las librerías.

Pero lo que está sucediendo en la política no es la perturbación. La perturbación implica que hay algún sistema superior listo para lanzarse en picada y tomar el lugar de la democracia. La perturbación implica que el caos está siendo causado por un mayor nivel de orden, no uno más bajo. Pero en estos momentos, estamos siendo perturbados no por las partes más altas y más avanzadas de nuestra naturaleza. Estamos siendo secuestrado por las partes inferiores .

La civilización se basó en la capacidad de las personas para reprimir sus instintos más bajos, sus tendencias hacia el tribalismo y el narcisismo, su inclinación para matarse entre sí por diferencias superficiales e imaginarias. Tomó miles de años de educación y avance para aprender cómo no hacer esto. Gran parte de esta educación y el avance giraba en torno a un respeto por la ciencia, el debate público, la argumentación racional, poniendo múltiples instituciones en el poder para equilibrarse entre sí, y así sucesivamente. Hemos apenas incluso hecho bien esto un par de cientos de años que hemos vivido.

El problema es, por lo que yo puedo decir, el Internet y sus tecnologías no nos librará de tribalismo. No nos librará de nuestros instintos más bajos.  Hacen lo contrario. Nos alinean al tribalismo delante de nuestros propios globos oculares. Y lo que estamos viendo es el principio de aquel impacto aterrador.

Por el momento todo el mundo es pesimista y temeroso. No importa de qué país eres o de qué lado del espectro político te encuentras. A todo el mundo y en todas partes, se siente como si la mierda está  golpeando al ventilador.

Esto a pesar del hecho de que la guerra, el crimen violento, y el autoritarismo están en sus puntos más bajos en la historia del mundo, y la educación, esperanza de vida y los ingresos se encuentran en su nivel más alto en la historia del mundo. 2

No importa, todo el mundo piensa que el mundo se va al garete de todos modos.

Y si todo el mundo se siente a la vez, a pesar de la realidad, de esta manera, no puede ser debido a que la izquierda radical está ganando o la derecha radical está ganando o el patriarcado o comunistas o musulmanes o bailarinas-anarco-fascistas- están ganando.

Sólo puede ser debido a que nuestra información está perdiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *