Factores que impulsan cambios en el comportamiento de los consumidores para el 2018

Se espera que para el 2018, con una recuperación importante en la economía mundial, el gasto de los consumidores crezca a una tasa más rápida que aquella registrada desde el 2011.

Las actitudes y comportamientos de los consumidores seguirán incidiendo sobre el ambiente de los negocios, siendo la tecnología móvil y el acceso a internet los factores clave que incidirán de forma positiva sobre este crecimiento económico.

Se pronostica una mayor popularidad de la realidad aumentada, de tal suerte que la línea entre realidad y lo digital se volverá cada vez más tenue. En materia de negocios, la posibilidad de que los compradores en línea puedan tener una visión “real” y disipar cualquier
 incertidumbre generará una mayor probabilidad de proceder con su adquisición.

Algunos futurólogos estiman que los avances tecnológicos también aportarán, entregando a los consumidores la oportunidad de descubrir más sobre sí mismos y sus orígenes a medida que las pruebas de ADN lleguen a los hogares. Este mercado se valoró en 2015 en 70 millones de dólares y se espera que para el 2022, la cifra llegue a los 340 millones.

A pesar de haber alcanzado su décimo aniversario, la crisis financiera sigue proyectando 
una sombra en el comportamiento de los clientes, la cual continúa impulsando el crecimiento de los detallistas que ofrecen precios bajos, y ofrecen una mejor satisfacción hacia las necesidades del cliente.

Los consumidores de todas las edades cada vez desean y necesitan menos. La propiedad está en entredicho y un estilo de vida flexible y minimalista está ganando popularidad, llevando a los consumidores a compartir de todo, desde ropa, artículos para el
 hogar y mascotas hasta autos y viviendas.

Internet ha jugado un papel crucial en aumentar la conciencia sobre temas globales, inspirando a los clientes a buscar mayor responsabilidad social. Los consumidores más jóvenes están buscando una mayor conciencia y bienestar, escogiendo vidas más sanas orientadas a reducir el daño hacia sí mismos, los demás y el mundo que los rodea. Los consumidores influidos por la tendencia de una vida limpia tienen fuertes creencias e ideales. Son menos tolerantes y más escépticos. Sienten que pueden hacer una diferencia, lo que incide en sus decisiones de compra. Esto significa decir “no” una mayor cantidad de veces: no al alcohol, no a hábitos de vida poco saludables, no a productos de origen animal y cada vez más no al gasto desmedido o no informado. Su necesidad de impresionar se basa cada vez más en poder compartir experiencias vividas que en ser dueños de cosas.

El rechazo al compromiso también está representando retos para los lugares de trabajo a medida que los consumidores se resisten a los trabajos corporativos con horario de 9 a 5 y escogen estilos de vida emprendedores y con énfasis en la flexibilidad. Las condiciones del mercado laboral refuerzan estas mega-tendencias. Por ejemplo, los sueldos están estancados y se incrementaron en 1% o menos en muchas economías occidentales como la de los EEUU, Alemania, el Reino Unido y Japón, entre 2011 y 2016. El desempleo juvenil también ha alcanzado su nivel más alto en muchos países.

El deseo de ser únicos y de alcanzar una verdadera autenticidad está impulsando la personalización hasta un nuevo nivel en 2018, convirtiendo a los consumidores en creadores, quienes participan en el diseño y proceso de producción de los productos. Los activistas modernos aumentan a medida que crece la demanda por lo verdadero. En 2017, el crecimiento global de campañas como “#MeToo” con respecto al acoso sexual ha desencadenado una cultura de “denuncia”, que se incrementará en 2018 a medida que se extiende el apoyo de diferentes causas globales donde nuevamente internet jugará un rol crucial.

En general, el 2018 verá a los consumidores cuestionando sus valores, prioridades
y decisiones de compra, profundizando su compromiso con las marcas y con los
problemas que les atañen.

El Empresario Vistage, sabe reconocer el impacto de estas nuevas tendencias en el consumo y busca diseñar nuevas estrategias para el futuro, en la medida en que adopta las tácticas necesarias para tomar ventaja de los hechos coyunturales y anécdotas que se convierten en áreas de crecimiento y oportunidad de negocios. Con las consiguientes adaptaciones socio-económicas, es tiempo de que las empresas comprendan el impacto de los cambios generacionales y adopten sus estructuras en un entorno que seguramente ha llegado para quedarse. La lección hoy será: Las Empresas Vistage deben colocar, hoy más que nunca, a los consumidores en el centro de sus decisiones de negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *